martes, 5 de agosto de 2008

Somewhere over the rainbow


Estación de autobuses de Príncipe Pío. Número, 518. ¿Rumbo?

Vivo en un Bosque. De pequeña, cuando mis padres tomaron la decisión de llevarme al colegio de esa zona, no tenía muy buena opinión sobre a lo que los bosques se refiere. Les escuché por casualidad comentar "Ota irá al Bosque" y, con mi cabeza llena de fantasías (qué poco cambian ciertas cosas), pensé que me querían abandonar como a Hansel y Gretel. Mis padres se rieron.

Arranca la 518. El día se viste de estaño. Miro por la ventana y veo como se va alejando el Palacio Real y se va asomando la hilera de coches de la M-30. Todo muy prosaico... Busco desesperadamente algo que me devuelva la sonrisa. ¡Una rima, sí, una rima! Entre las matrículas de los coches, por los carteles de la carretera, en las conversaciones ajenas, en los mensajes de mi móvil... Gris, el día es gris.

Somewhere over the rainbow... ¡La canción que necesitaba! Qué bueno es vestir la realidad de arcoiris cuando miras por la ventana y todo es gris. Dorozy chocaba los talones de sus chapines rojos y se trasladaba a un lugar donde tan sólo debía seguir el camino de baldosas marillas.

Yo llevo zapatillas de deporte, ¿servirán?

5 comentarios:

Luis dijo...

Claro que sirven,es tu bosque y tu arco iris... ;)

ESE dijo...

Tu camino no tiene límites. La magia la llevas incorporada. Siempre lo dije y diré, conocerte es quererte. Sin más. Te espero aquí. Besos.

NityaYang dijo...

¿Te he dicho alguna vez que te quiero? EN fin, suena muy cinematográfico pero... ¡Qué le voy a hacer!??? :))) BESOS MIL, mi bebé reportero!

Amanda Pinkleton dijo...

Tod el mundo sabe que los reproductores de música portátiles son el mejor invento de la historia, junto con el chocolate y las pinzas de depilar :-D

Gracias por tu visita y por tu comentario!

NityaYang dijo...

jajajja, sí Amanda, estoy de acuerdo con las pinzas de depilar. Un beso y gracias a vos por su visita :)))