domingo, 11 de mayo de 2008

L'onda, de Suzy Lee


Nunca pensé que las imágenes valieran más que mil palabras. Adoro las Palabras. Me enamoran, las colecciono, me secuestran, pervierten... Me encanta escribir estas palabras y ver cómo lucen con distintos trazos, colores...
Hace poco, por mi cumpleaños, me regalaron un libro mágico. Es el primer libro que tengo ausente de palabras. Estaba mudo, schissss. Pasé la mano por la portada y su título salpicó mis dedos. Escrito, como si de de tiza se tratara, rezaba: L'onda (La ola).
Pasé la primera página. Un espectáculo de bocetos a carboncillo competían contra un azul intenso de acuarela. Boceto a negro y blanco/acuarela azul.

¡Qué historia más dulce! Una niña llena de gestos y guiños encantadores descubría el mar y jugaba con las olas: las retaba, corría tras ellas, huía de ellas, chapoteaba... La acuarela, el Mar, iba comiendo terreno al carboncillo, me iba comiendo terreno a mí. Ya estaba mojada hasta los huesos. Y la predecible sorpresa me arrancó una lágrima. La historia había hecho brotar el agua del que hablaba.
La última página traía un regalo del Mar. Me hizo sonreir porque era justo de lo que hablaba la canción de Vestusta Morla, La marea.

Cuando piensas que has perdido la capacidad de emocionarte aparece algo así, como este cuento ilustrado, y recuerdas, de pronto, quién eras.
boomp3.com

2 comentarios:

ESE dijo...

Es leerte y viajar al infinito. Me transportas y te siento cercana, como siempre. Frente a frente. Dejados de nosotros mismos pero unidos por esa fuerza motora, de heroicidades de ida y vuelta. De gusto por las pequeñas cosas. De océano en profundidad a dos. Si es que me duele pensar en el querer y no en el ser. Te quiero mi Ota. Hazte más visible, te necesito.

unpocodetodo dijo...

:) coincido plenamente con tu percepción del libro; preciosa/precisa descripción

Beso!*