domingo, 9 de agosto de 2009

Eso de saber...

No acostumbro a ver películas y hacer un post sobre ellas. De hecho, no lo he hecho nunca. Prefiero citar un libro, una canción o, como en este caso, una película y que sea ésta la excusa que motive de lo que hablar. Prefiero describir qué me ha provocado a cómo es...
No obstante diré que UP es lo mejor que he visto en mucho tiempo. Me ha emocionado de una forma muy especial. Estuve llorando toda la película, llorando mientras sonreía cómplicemente. En serio, hay que verla...¡Ardilla!
Y no es que lo parezca, es que es así: siempre hablo de amor y ya me canso de mí misma pero... es lo que hay, una cansina romántica... ¡Ole!
Últimamente me sorprende estar rodeada de mujeres increíbles en cualquier ámbito de su vida que no hacen más que "soportar" en su esfera personal. Personas más que resolutivas que sólo necesitan algo de apoyo; que sacan energía de su amor pero que se van apagando, por puro desgaste... Mujeres que se cuestionan si serán demasiado exigentes porque es lo que les hacen creer sus parejas.
Estuve viendo UP el sábado por la noche al volver de mis vacaciones. Necesito fábulas y cuentos que me desglosen el porqué de las cosas. Encuentro siempre las respuestas a mis preguntas de esta manera. La peli es una historia de amor maravillosa, una historia de sacrificio y de vida sin reproches. Ella, ahí tumbada, señala la forma que le evocan las nubes; él la escucha encantado. Ella le relata todas las aventuras que vivirán juntos; él trata de enriquecerlas aportándoles algo... un detalle, un trazo de color. Sin más, sin cuestionarse si es o no una locura. La escucha y aporta un adjetivo para "las cosas que harán mañana".
Ellas hablarán de construir casas con cajas de galletas; otras de todos los lazos de colores que pondrán en el pelo a sus niñas; algunas de vivir sobre una palmera y proclamarse dueñas de la jungla... Todas estas mujeres narrarán una novela de ciencia ficción sobre sus proyectos y metas. Tan sólo buscan a alguien que escuchen y acompañen sus sueños.

Quiero dedicar este post a mi princesa del Te. A mi dulce princesa encontrada en una taza. Un día, alguien echó agua hirviendo sobre su bolsita de infusión, sin advertir la presencia de la princesa, ella se quemó y saltó de la taza y se puso a taconear sobre la mesa de la cocina. Dicen que fue entonces cuando nació el flamenco.
A mi princesa, de las desconocidas pero no olvidadas:
tú has nacido para soñar, así que ¡Vuela!

7 comentarios:

J. eMe. dijo...

No la he visto, pero me la han descrito tal cual... Me encanta la gente capaz de llorar y emocionarse con una película... y me gustan las princesas.


Besos linda

María José Ballesteros dijo...

La añado a mi lista de placeres pendientes...

NityaYang dijo...

A los dos mil besos. Es una película hecha a vuestra medida... Adoro vuestra presencia...

pequeña extraterrestre dijo...

Hola.
Acabo de descubrir tu blog. Increíble!!! Un placer leer tus posts. Y que tengas uno de mis libros fetiches en tus gustos personales! Qué descubrimiento!

A parte del Ardilla! no olvides el.. apuntando! Genial Up. La vi hace poco y me pasó como a ti: sonrisas y lágrimas.

Un saludo! Te sigo leyendo

hatoros dijo...

ME GUSTA LO DEL TÉ
QUIZÁ SI SIGO TACONEANDO APRENDA ALGO DE FLAMENCO

Natalia dijo...

Aún no he visto esa película, y me han llegado muy buenos comentarios al respecto.

Habrá que verla. Espero que me haga llorar tanto como a ti.

Saludos.

Anónimo dijo...

La princesa del té soñará y taconeará siempre que tenga amigas como tú para alimentar su ilusión y darle fuerza para seguir luchando como una guerrera de la luz. "Avoir des rêves assez grands pour ne pas les perdre de vue pendant qu'on les poursuit." Gracias por estar aquí mi Oooota